¿Los ojos te lloran más de lo normal?

Si tienes los ojos rojos y llorosos, podría deberse a distintas causas. Si se debe a un factor externo irritante, la reacción de los ojos podría ser completamente normal.

Las lágrimas calman los ojos y los mantienen lubricados. Si entramos en un ambiente donde hay polvo o humo, los ojos utilizan las lágrimas como defensa. Pero, ¿qué ocurre cuando los ojos nos lloran constantemente, incluso aunque cambiemos de ambiente?

Analicemos las causas por las que puede ocurrir esto y lo que podemos hacer para solucionarlo.

Causas de los ojos llorosos

Si tiene los ojos rojos y llorosos, una de las principales causas puede ser una alergia. Aunque no haya tenido nunca alergias de niño, nuestro cuerpo cambia a medida que envejecemos y aunque un año no hayamos tenido ningún roblema, puede que al siguiente no nos ocurra lo mismo.

Un cambio en el entorno también puede desencadenar una reacción alérgica.

Y no nos referimos necesariamente a haberse mudado a una zona donde hay mucho polen o retamas; la causa podría ser más sutil. Hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Te has mudado hace poco a una casa nueva?
  • ¿Alguno de tus amigos compró hace poco una nueva mascota?
  • ¿Empezaste un nuevo trabajo?

Todas estas cosas pueden suponer causas de irritación para los ojos.

Una nueva casa o apartamento, aunque aparentemente esté muy limpia, puede ocultar algo que te irrite los ojos. Tu nuevo trabajo en una oficina podría suponer que el aire te dé directamente en los ojos, resecándolos y obligándolos a trabajar más para mantenerlos hidratados. Y la nueva mascota de tu amigo podría dejar pequeñas trazas de pelo o caspa en sus ojos, aunque no hayas ido a casa de tu amigo.

Si ninguna de estas posibilidades se da en tu caso, también hay otras causas para los ojos llorosos. La edad es una de ellas.

Tratamiento de los ojos llorosos: Lo que podemos hacer

A medida que envejecemos, la calidad de nuestras lágrimas empeora. Como sabrás, nuestras lágrimas no solo se componen de agua. Nuestro cuerpo crea una mezcla compuesta que mantiene los ojos lubricados. Si los ojos no reciben la hidratación que necesitan, pueden compensarlo con una excesiva formación de lágrimas, razón por la que podemos tener los ojos llorosos.

Si se trata de un problema crónico, tu médico podrá informarte las opciones que pueden ayudarte. Es importante tomar las medidas necesarias.

La causa de los ojos llorosos podría estar en algo muy fácil de modificar, por lo que no hay ningún motivo para retrasarlo. Incluso aunque el problema requiera cirugía, normalmente se trata de una intervención ambulatoria. ¿Por qué no quitárselo de encima y disfrutar más de la vida?

Nada de lo publicado en este artículo constituye un consejo médico ni pretende sustituir las recomendaciones de un profesional de la medicina o salud visual. Si tienes preguntas específicas, consulta a tu profesional de la visión.
Categorías: Problemas oculares
Más artículos

Navega por nuestros productos