La historia de los lentes de contacto y las mejoras que nos deparan para el futuro son temas muy interesantes, ya que muchos de nosotros tenemos algún problema de visión.

La corrección de la visión es una necesidad crónica en todas las partes del mundo. Aproximadamente 168,5 millones de residentes de EE.UU. utilizan algún tipo de corrección visual, ya sean gafas o lentes de contacto. ¡Esa cifra corresponde a la mitad de la población de América!

Cada vez son más las personas que se optan por utilizar lentes de contacto para corregir su visión. Desde 1991, el número de usuarios de lentes de contacto ha aumentado al ritmo de un 4% por año. Las razones por las que las personas deciden utilizar lentes de contacto en lugar de gafas son muy diversas, desde un estilo de vida activo hasta cuestiones de estética.

¿En qué consisten las lentes de contacto?

Los lentes de contacto son pequeños lentes graduados que se llevan ”en contacto“ con el ojo. Están diseñados para corregir errores refractivos y preservar la salud ocular. Flotan sobre la película lagrimal que se encuentra sobre la superficie de la córnea.

Los lentes de contacto modernos son mucho más que pequeños lentes que se adaptan al ojo. Sin embargo, funcionan de manera muy similar a las gafas: refractan y enfocan la luz para que veamos los objetos con claridad. Dado que los lentes se adhieren al fluido lagrimal de la superficie del ojo, se mueven de manera natural. Esta es tan solo una de las ventajas que los lentes de contacto tienen respecto a las gafas.

Tipos de lentes de contacto

No todos los lentes de contacto son iguales. Los hay de diferentes formas, diseñados para satisfacer distintas necesidades. Su forma puede variar desde su “modalidad”, o la frecuencia con la que se cambian, por ejemplo diaria, quincenal o mensual. También sirven para distintas necesidades, como para corregir el astigmatismo, la miopía, etc.

Los lentes de contacto tienen distintas graduaciones o “dioptrías”. Si llevas lentes de contacto, observa la caja o tu graduación. Verás que aparece el signo más o el signo menos seguido por un número. Sin profundizar demasiado en ello, diremos que estos números indican la forma de los lentes. Los diferentes problemas de visión se corrigen con diferentes formas de lente.

Los lentes tóricos, que son más gruesos en la parte inferior, ayudan a corregir el astigmatismo. Los lentes esféricos, que son iguales en toda su circunferencia, ayudan a corregir la miopía y la hipermetropía. También hay lentes para monovisión, bifocales y multifocales.

La historia de la tecnología de los lentes de contacto

Los lentes de contacto y su concepto existen desde hace mucho más tiempo del que la gente cree.

Junto con otras muchas comodidades de la vida moderna, Leonardo da Vinci ya concibió el concepto de los lentes de contacto allá por el año 1508. En 1636, René Descartes llevó este concepto un poco más allá y dibujó un lente de contacto que sobresalía. Más adelante, en 1801, un científico llamado Thomas Young se convirtió en la primera persona en llevar lentes de contacto que se pegó al ojo ¡con cera!.

Sí, hemos avanzado mucho en cuanto al confort de los lentes de contacto.

Lentes de contacto blandos

En 1971 se introdujeron oficialmente los lentes de contacto blandos, que marcaron una nueva era muy diferente a la de los lentes de contacto rígidas del pasado.

Lentes de contacto desechables

La siguiente revolución importante que se produjo en la tecnología de los lentes de contacto llegó en 1988, cuando se lanzaron las primeras lentes de contacto desechables. Sin embargo, todavía faltaban ocho años más para la llegada de las lentes de contacto desechables de reemplazo diario, que irrumpieron en el mercado en 1996.

Lentes de contacto de hidrogel de silicona

Ahora tenemos los lentes de hidrogel de silicona, que ofrecen mayor confort y se pueden llevar durante periodos más largos de tiempo en comparación con sus predecesores.

Lentes de contacto de color

¿Alguna vez deseaste que tus ojos fuesen ligeramente más azules que su tono natural? Ahora puede hacer realidad ese deseo, aunque no necesites corrección de la visión.

Hay lentes de contacto cosméticas para realzar, o incluso cambiar, el color de los ojos. Además, estos lentes también están disponibles con graduación cero, es decir, sin corrección. (Más información sobre los lentes de contacto cosméticos). Hay incluso lentes de contacto negros que cubren la esclerótica y con las que podrá dar el toque final a su próximo disfraz de Halloween. Sin embargo, puesto que los lentes de contacto son dispositivos médicos, antes de utilizar estos novedosos lentes de contacto deberás consultar a un profesional de la visión.

Actualmente, cualquiera sea el problema de visión de que se trate, disponemos de lentes de contacto para solucionarlo.

¿Cuáles son las próximas novedades en cuanto a lentes de contacto? ¡Permanezca atento!

Nada de lo publicado en este artículo constituye un consejo médico ni pretende sustituir las recomendaciones de un profesional de la medicina o salud visual. Si tienes preguntas específicas, consulta a tu profesional de la visión.
Más artículos

Navega por nuestros productos