Seguramente habrá visto el término Tecnología Aquaform® en nuestros productos y se habrá preguntado qué significa exactamente. Se trata de una combinación de tecnologías de materiales que nos permite fabricar una lente extraordinariamente cómoda y de alto rendimiento que solo podrá adquirir en CooperVision.

El propio material de la lente Aquaform tiene muchas características que, juntas, hacen que la experiencia de usar lentes de contacto sea increíblemente cómoda.

Por ejemplo, cuando una lente no respira correctamente, las pequeñas venas rojas de la parte blanca del ojo se vuelven más visibles porque intenta recibir más oxígeno, al igual que una planta en una zona de sombra orienta sus hojas hacia la luz. El material de las lentes con tecnología Aquaform tiene alta capacidad de transmisión del oxígeno y esto hace que sean más respirables manteniendo sus ojos sanos y blancos.

Otra característica es lo que se conoce como bajo módulo. El módulo es el grado de flexibilidad de  la lente de contacto y, cuanto más bajo es el módulo, más blanda y flexible es la lente.

La estructura molecular del material para lentes con Tecnología Aquaform no solo ofrece humectabilidad uniforme que genera  una superficie suave en la lente, sino también humectabilidad natural. Otras lentes utilizan tratamientos artificiales y agentes humectantes que van desapareciendo con el tiempo. Los macrómeros de silicona de las lentes con tecnología Aquaform retienen el agua en las lentes, manteniéndolas húmedas incluso después de largos periodos de uso.

Además del material, la forma de la lente también afecta en gran medida la calidad de la experiencia de utilizar lentes de contacto. Las lentes de contacto con Tecnología Aquaform tienen un diseño optimizado de bordes redondeados que reduce la interacción conjuntival. En otras palabras, evita que la lente se mueva demasiado en el interior del párpado y esto aumenta el grado de confort.