La conjuntivitis puede ser muy alarmante cuando la sufrimos por primera vez. Seguramente sentirás mucha picazón y ardor, se te pondrán los ojos rojos y con muchas legañas; te sentirás lo que se dice hecho un desastre.

La córnea (la parte blanca del ojo que rodea a las pupilas) se tiñe por completo de color rojo o rosa. Pero, aparte de parecer un vampiro durante un tiempo, no hay que preocuparse demasiado. Suele desaparecer en una semana aproximadamente.

¿Qué más debería saber para aliviar la conjuntivitis y obtener la información que necesita? ¡Sigue leyendo!

¿Es contagiosa la conjuntivitis?

Vemos que en muchas redes sociales algunos adolescentes y preadolescentes preguntan cómo se contrae la conjuntivitis. La respuesta: la conjuntivitis se contrae fácilmente, muy fácilmente, de hecho. La infección se propaga a través de toses, estornudos o contactos y puede extenderse como la pólvora si se dan las condiciones para ello.

Por lo tanto, ¿es contagiosa la conjuntivitis? Sí, y mucho.

Es muy frecuente en niños en edad escolar y extremadamente contagiosa, lo que significa que debemos evitar en la medida de lo posible el contacto con otras personas durante los primeros días tras contraer la infección. Taparse la boca y lavarse muchas veces las manos con agua caliente y jabón puede ayudar a limitar su propagación.

Si tu o tus hijos tienen conjuntivitis, procuren limitar el contacto con otras personas lo máximo posible. Esto significa que no deberán ir al trabajo o al colegio durante las primeras 36 a 48 horas, que normalmente es lo que dura el periodo de contagio de la conjuntivitis.

Consulta con tu médico para obtener más información, sobre todo si el problema persiste durante más de cinco días.

¿Qué es la conjuntivitis?

La definición más precisa es una inflamación de la conjuntiva, la membrana trasparente que cubre nuestros ojos.

La conjuntivitis puede ser causada por una infección bacteriana o viral. Detectar la diferencia entre las dos no siempre es fácil. La conjuntivitis bacteriana normalmente produce más legañas durante la noche. Estas legañas se deben al lagrimeo. La conjuntivitis viral suele limitarse a un ojo, mientras que la bacteriana normalmente afecta a los dos.

La conjuntivitis bacteriana se puede tratar con antibióticos. La conjuntivitis viral se pasa sola. Pero, repetimos, si no observas ninguna mejora después de cinco días, deberas ir al médico.

Tratamientos de la conjuntivitis

Como hemos dicho, la conjuntivitis normalmente desaparece por si sola a los pocos días. Sin embargo, para librarnos rápidamente de la conjuntivitis bacteriana podemos utilizar gotas humectantes con antibiótico que se venden sin receta en las farmacias.

Si deseas utilizar remedios naturales para la conjuntivitis, prueba aplicarte compresas tibias sobre los ojos. Esto te proporcionará cierto alivio al propiciar el descanso y la relajación. Evita ver la televisión y no compartas las toallas que utilices con nadie. La infección se contagiaría rápidamente a otras personas.

Como podrás imaginar, que toda una familia sufra los síntomas de la conjuntivitis no suena nada divertido. En el momento en que detectes una infección, sigue las medidas generales que hemos mencionado, acude al médico familiar si el problema persiste y pronto te recuperarás de esta molesta, pero prácticamente inocua, enfermedad ocular.

Nada de lo publicado en este artículo constituye un consejo médico ni pretende sustituir las recomendaciones de un profesional de la medicina o salud visual. Si tienes preguntas específicas, consulta a tu profesional de la visión.
Categorías: Enfermedades oculares
Más artículos

Navega por nuestros productos