Limpiar y desinfectar las lentes de contacto con solución multipropósito

Limpiar y desinfectar sus lentes de contacto es una de las cosas más importantes. No manipular y limpiar los lentes de contacto correctamente es una de las principales causas de infecciones y otros problemas. Por lo tanto, haga de la limpieza y desinfección de los lentes parte de su rutina diaria cuando se quite las lentes al final del día.

Por supuesto, si utiliza lentes diarios desechables puede saltearse todo esto.

Paso 1:
Una vez que se haya quitado el lente y el tenga en la palma de la mano, doble su mano ligeramente en forma de taza y aplique solución multipropósito para lentes sin usar sobre la superficie de el lente. Siga la instrucciones de la solución multipropósito sobre la cantidad de gotas.

Paso 2:
Frote el lente en este pequeño charco de limpiador. Siga las instrucciones de la solución multipropósito sobre la cantidad de tiempo que debe frotar y enjuagar las lentes. No olvide limpiar ambos lados de el lente.

Paso 3:
Coloque el lente en el recipiente, cúbrala con más solución para lentes sin usar y tápelo. Debe seguir las instrucciones de la solución multipropósito sobre la cantidad de tiempo que debe sumergir los lentes para desinfectarlos.

¡Eso es todo! Siempre guarde los lentes en el recipiente cubiertos con solución para lentes sin usar mientras no las utilice.

Cuidado de las lentes

Los lentes de contacto son delicados, pero también son dispositivos médicos altamente precisos. Debe tratarlos con cierto cuidado para aprovecharlos al máximo. 

  • Siempre use los lentes de contacto de acuerdo con el programa que prescribió su profesional de atención de la vista.  Intentar usarlos durante más tiempo es malo para los lentes y para sus ojos.
  • ¡Sea cuidadoso!  Los lentes de contacto modernas son suaves y se pueden rasgar.  Si un de sus lentes se rompe, deséchelo. Cuando manipule los lentes, no los apriete y esté atento a cualquier objeto que pudiera engancharlos, como una joya o una uña.
  • Use solución para lentes de contacto nueva cada vez.  No se agua. No use solución usada. Y definitivamente no use su saliva. Usar únicamente solución nueva minimiza el riesgo de introducir gérmenes y otros contaminantes en sus lentes.
  • Frote y enjuague, incluso si se trata de un sistema “rub-free” (sin enjuague).  De acuerdo con las instrucciones de la solución para lentes, limpie y desinfecte los lentes con solución nueva, enjuáguelos en solución nuevo y, luego, frótelos y enjuáguelos nuevamente en solución nueva. La investigación demuestra que esta sigue siendo la mejor forma de mantenerlos limpios. Si utiliza una solución que contiene peróxido, siempre siga las instrucciones y lea las advertencias y precauciones de la caja o la botella. Nunca coloque solución con peróxido directamente en el ojo.
  • Enjuague el recipiente de los lentes con solución para lentes luego de cada uso. Luego, déjelo destapado y boca abajo en un lugar limpio y seco mientras usa los lentes. La Asociación Estadounidenses de Optometristas (AOA) recomienda cambiar el recipiente cada 3 meses.

Y, como siempre, su profesional del cuidado de la vista es la mejor fuente de información y ayuda. Siempre siga las instrucciones del profesional, del prospecto que vino con los lentes, del recipiente para los lentes y de la solución para lentes. Todos ellos funcionan juntos para mantener sus lentes y sus ojos en la mejor condición posible.