CooperVision le ofrece una enorme variedad de lentes para adaptar a sus pacientes con astigmatismo. Y, como líder del mercado en la fabricación de lentes de contacto tóricos, tenemos los productos y la experiencia necesarios para ayudarle a lograr el éxito en sus adaptaciones. Siga leyendo para obtener información útil sobre la adaptación de lentes tóricos.

AVANCES EN LENTES TÓRICAS

Hoy en día, los optometristas disponen de numerosos lentes entre los que elegir, además de una amplia variedad de parámetros y una excelente reproducibilidad. Con estos avances tecnológicos se puede ofrecer unas excelentes expectativas en visión a los usuarios de lentes de contacto y para los profesionales significa una excelente oportunidad de crecimiento profesional y comercial.

La vieja idea en los lentes de contacto tóricos blandos de una visión insatisfactoria está superada. Incluso los pacientes con graduaciones de cilindro altas pueden llevar perfectamente lentes de contacto tóricos blandos. En un estudio, Christopher Snyder, OD, demostró que la AV era igual entre los lentes RPG y los tóricos blandos. (Snyder C., Daum KM, Wiggins NP. Visual performance in the correction of astigmatism with contact lenses: spherical RGPs vs. toric hydrogels. ICLC 1994;21(4):127-131)

En un estudio de Holden (Holden BA. The principles and practice of correcting astigmatism with soft contact lenses. Aust J Optom. 1975;58:279) se descubrió que el 45% del mercado de usuarios de gafas eran posibles candidatos para lentes tóricos blandos con una graduación de 0,75D o más. Según estos resultados, existe un gran segmento de la población que podría beneficiarse de las mejoras en  visión que brindan los lentes tóricos blandos. Los profesionales también han descubierto que la adaptación de lentes de contacto tóricos también supone una oportunidad para el crecimiento de sus centros.

Tanto para los nuevos usuarios con astigmatismo como para los que ya lo eran, los lentes Biofinity® toric de CooperVision están diseñados para satisfacer las necesidades de los más exigentes.

La ciencia del confort

En CooperVision comprendemos la importancia que tiene el confort para el paciente. Por eso todos nuestros lentes de contacto Biofinity® toric incorporan la Tecnología Aquaform®, que ofrece a los usuarios diversas ventajas:

  • Un lente de hidrofilia natural que retiene el agua en su interior, reduciendo al mínimo la deshidratación
  • Una buena humectación de la superficie, sin necesidad de agentes humectantes o tratamientos de superficie
  • Gracias a la elevada humectabilidad del lente, evita que se formen depósitos procedentes de la lágrima y, por tanto, aumenta la comodidad

Tecnología Aquaform® utiliza cadenas de siloxanos más largas, con lo que se optimiza la cantidad de silicona que incorpora el material del lente. De esta manera el material tiene un módulo más bajo y resulta más flexible y, por lo tanto, un lente más blando y cómodo. Estas cadenas de siloxanos también contribuyen a aumentar al máximo la transmisibilidad de oxígeno.

Los lentes Biofinity® tóricos ofrecen a sus pacientes una muy buena experiencia de uso con unos lentes de contacto cómodos, flexibles y de alto paso de oxígeno.

Garantía de estabilidad

Para sus pacientes con astigmatismo, es muy importante que los lentes de contacto les ofrezcan una estabilidad extraordinaria para evitar síntomas como la visión borrosa. Los lentes Biofinity® tóricos presentan una geometría optimizada para mantener una posición estable del lente y ayuda al profesional en la predicción del comportamiento en la adaptación.

CANDIDATO

En general, un buen candidato para el uso de lentes de contacto tóricos blandos debe tener las mismas cualidades que los candidatos para los lentes de contacto esféricos blandos. Los problemas generales a los que se enfrentan los usuarios de lentes blandos (como mala adaptación y depósitos) son los mismos para los usuarios de lentes tóricos. Además, una película lagrimal deficiente y la sequedad ocular pueden impedir a los pacientes que tengan una adaptación a los lentes con éxito.

Para simplificar la adaptación de los lentes de contacto tóricos blandos podemos hacernos las siguientes preguntas:

  1. ¿Es el paciente un candidato adecuado para el uso de lentes tóricos blandos?
  2. ¿Qué material es el más adecuado para las necesidades del paciente?
  3. ¿Cuáles son los lentes disponibles que se adaptan a los parámetros que necesita el paciente?

SELECCIÓN

¿Cómo se selecciona el diseño (marca) de las lentes tóricas?

El primer paso es realizar un buen estudio clínico del caso. Los profesionales que más adaptaciones con éxito consiguen suelen atribuirlo a su capacidad de comunicación y de escucha. Es necesario analizar las expectativas de los pacientes y la selección del producto debe basarse en las necesidades individuales del paciente. Mediante la entrevista con el paciente, el profesional debe ser capaz de establecer los criterios para estas necesidades específicas del paciente, que le ayudarán a seleccionar el mejor producto posible. ¿Quiere el paciente llevar los lentes por la noche? ¿Quiere llevar lentes de contacto todo el día o solo en algunos momentos del día? Una vez determinado que el paciente es un buen candidato para el uso de lentes blandos tóricos, deberá seleccionar un método de adaptación o filosofía. Las opciones son una adaptación empírica o una adaptación de diagnóstico.

¿Cómo se selecciona el diseño de los lentes tóricos blandos en el método empírico?

Con un planteamiento empírico, los lentes tóricos blandos se adaptan a partir de la graduación de las gafas del paciente aplicando la distometría oportuna.

¿Cómo se selecciona el diseño de los lentes tóricos blandos en el método de diagnóstico?

La adaptación de diagnóstico requiere más tiempo en el gabinete para adaptar los lentes al paciente, aunque ese tiempo adicional también puede suponer un aumento de las probabilidades de éxito en la primera adaptación. Los parámetros se seleccionan mediante unos lentes de prueba o diagnóstico que se colocan en los ojos del paciente y se evalúan una vez pasado un tiempo de estabilización.

Combinación de las filosofías de adaptación

Muchos profesionales utilizan una combinación de estos dos métodos de adaptación. Si hay unos lentes de contacto de prueba o diagnóstico disponibles, los primeras se eligen de acuerdo con las directrices del método de adaptación empírico. El comportamiento de los lentes se evalúa y, si es aceptable, el paciente recibe los lentes de contacto. El paciente también tiene la oportunidad de probar los lentes en condiciones de uso cotidianas. Cuando regrese para la visita de seguimiento, los lentes se pueden cambiar si el resultado no está siendo el adecuado. En el transcurso de una semana es posible que el giro o la sobre refracción cambien. Disponer de una serie de lentes de prueba o diagnóstico resulta útil para garantizar el éxito en la adaptación de lentes de contacto tóricos blandos. Si no se dispone de lentes de prueba, muchos profesionales utilizan el método empírico.

PRUEBA DE ADAPTACIÓN

Pruebas complementarias: push-up test

El push-up test consiste en mover el lente manualmente hacia arriba y hacia abajo para poder observar la cantidad de movimiento y el cambio que se produce en la posición del lente. Los lentes de contacto cerrados serán difíciles de mover o no se moverán en absoluto. Los lentes más abiertos se moverán en exceso. La estabilidad de rotación se puede determinar también con el push-up test. Si la rotación cambia más de 5 a 10 grados al empujar el lente, debería considerarse un cambio de lente. Esto dependerá en gran medida de la sensibilidad del paciente cuando gira el lente.

Una vez determinadas las características de movimiento y centrado de la adaptación del lente, se puede realizar una sobre refracción esfero-cilíndrica para determinar la potencia final.